Reciba actualizaciones gratis via email: DIGITE SU EMAIL:

viernes, 21 de diciembre de 2012

"Será llamado Príncipe de la Paz, y su Reino no tendrá fin..."

No hay ser humano más débil que un niño. No hay habitación más pobre que una gruta. No hay cuna más rudimentaria que un pesebre.

Sin embargo este Niño, en aquella gruta, en aquel pesebre, habría de transformar el curso de la Historia.

¡Y qué transformación!

Veja vídeo
La Iglesia Católica es
El alma de la Navidad
La más difícil de todas, pues se trataba de orientar a los hombres en el camino más opuesto a sus malas inclinaciones: la vía de la austeridad, del sacrificio, de la Cruz.

Se trataba de invitar a la Fe a un mundo descompuesto por las supersticiones, por el sincretismo religioso y por el escepticismo completo.

 
ASSINE